Los callos y callosidades a menudo son causados por fricción repetida. Trabajaremos para eliminarlos de manera segura y luego veremos medidas preventivas, como el uso de almohadillas o cambios en el calzado.