Evaluación integral para abordar problemas podológicos y mejorar la salud del pie

El estudio de la pisada por parte de un podólogo es conocido como análisis de la marcha o estudio biomecánico de la pisada. Este proceso implica la evaluación detallada de cómo una persona camina y cómo su pie interactúa con el suelo durante el ciclo de la marcha. Aquí hay algunos aspectos clave del estudio de la pisada realizado por un podólogo:

  1. Historia Clínica: El podólogo recopila información sobre el historial médico del paciente, incluyendo antecedentes de lesiones, cirugías, y cualquier problema crónico en los pies o extremidades inferiores.
  2. Examen Visual y Físico: Se realiza un examen visual y físico de los pies, la postura y la alineación corporal para identificar posibles problemas estructurales.
  3. Análisis de la Marcha: Mediante la observación directa o el uso de tecnología avanzada, como plataformas de presión o cámaras de video, el podólogo analiza la marcha del paciente. Esto implica evaluar aspectos como la forma de pisar, la distribución del peso, la longitud de la zancada, el ángulo de la pisada, entre otros.
  4. Estudio Biomecánico: Puede realizarse un estudio biomecánico más detallado utilizando herramientas como plantillas instrumentadas, que miden las presiones ejercidas en diferentes áreas del pie durante la marcha. Esto proporciona información precisa sobre cómo el pie interactúa con el suelo.
  5. Diagnóstico: Con la información recopilada, el podólogo puede realizar un diagnóstico preciso de cualquier problema biomecánico o estructural que pueda estar contribuyendo a los síntomas del paciente, como dolor en los pies, rodillas, caderas o espalda.
  6. Tratamiento y Recomendaciones: Basándose en el diagnóstico, el podólogo puede recomendar tratamientos como ortesis plantares (plantillas personalizadas), ejercicios específicos, cambios en el calzado o terapia física para abordar y corregir los problemas identificados.

El estudio de la pisada es valioso para comprender y tratar problemas biomecánicos y estructurales que pueden afectar la salud y la funcionalidad de los pies y las extremidades inferiores.